Poda de árboles ornamentales

La poda de árboles ornamentales es un arte que muchos quieren realizar y en el que algunos fracasan por diferentes motivos. Es por eso que hoy queremos contarte qué es, cómo se realiza, cuándo, y algunos de los consejos más útiles para dominar este arte.

Desde nuestra experiencia, sabemos que la poda ornamental se trata de un auténtico arte, y en ese sentido, ofrecemos nuestros servicios para realizarla, ya que la seguridad como garantía de éxito siempre está presente en todos nuestros trabajos.

MOTIVOS PARA REALIZAR UNA PODA ORNAMENTAL

En general, y salvando que esté bien hecha, las podas dañan a los árboles, por lo que es necesario que te asesores respecto al tema cuando te decidas a realizarla. En caso de que quieras saber cómo realizar la poda de árboles ornamentales tienes que tener en cuenta que se hacen exclusivamente por los siguientes motivos:

  1. Para quitar ramas muertas, secas, dañadas, enfermas: Como sabes, este tipo de cuestiones son vitales porque disminuyen los riesgos de ataques de fitopatógenos que pueden causar pudriciones de la madera.
  2. Para evitar rebrotes: Algunos árboles producen brotes que los debilitan, por lo que esto es sumamente necesario.
  3. Para cortar ramas dañinas: Los chupones son ramas que nacen con demasiado vigor y a expensas de alimentarse de las ramas que las sostienen, suelen crecer en dirección casi perpendicular al suelo.
  4. Para quitar ramas mal dispuestas: Las ramas que crecen en ángulos incorrectos, muy débiles, mal posicionadas en la copa, que se entrecruzan, o que crecen muy cerca de otras o de las viviendas, deben ser eliminadas por seguridad.

En cuanto al cuándo realizar la poda, debes recordar que hay épocas ideales para hacerlo, ya que hay momentos en que los árboles generan más defensa contra las plagas y enfermedades.

poda-ornamental-2

En invierno, el árbol absorbe agua y nutrientes, además de comenzar a formar brotes, por lo que sus defensas están altas. Este es el mejor momento para podar, porque sus reservas de nutrientes están altas y la brotación aún no ocurre. Sin embargo, también puedes podar durante el crecimiento, pero teniendo en cuenta que se debe hacer después de la expansión foliar.

Nunca se debe podar cuando el árbol está enfermo, durante la sequía o cuando la hojas se están cayendo, ya que tiene sus reservas de nutrientes muy bajas.

TIPOS DE PODA

Cuando se realizan podas, existen diferentes tipo y que se dan por distintos motivos:

Sin entrar en los detalles particulares, se detallan los diferentes tipos de poda:

  • De formación: Es aquel que se comienza en el vivero y se dirige a lograr plantas con una determinada altura, diámetro vigor y sanidad. Vale aclarar que en una segunda etapa en la poda de formación se busca obtener una estructura sólida y equilibrada, llevando al árbol en una forma artificial o más bien llevándolo a tener la forma característica de su especie.
  • De mantenimiento: Es aquel que se realiza para eliminar brotes de la raíz, ramas dañinas, ramas excesivas, secas, muertas o enfermas, para la reducción de la copa y para aportar claridad en las ramas.
  • Excepcionales: Este tipo de podas se realizan como una última alternativa para manejar un árbol antes de eliminarlo por completo.

PODA ORNAMENTAL, COMO SE REALIZA

El “cambium” del tronco y las ramas, o más bien el tejido entre la corteza y la madera, generan una enorme cantidad de madera hacia el interior que terminan en el exterior del árbol en primavera, y generan una axila en la rama.

poda-ornamental-1

Esta se llama arruga de rama de la corteza y se nota mucho en muchas especies de árbol. Cuando se ve este fenómeno por debajo de la rama, se llama cuello de la rama. Estos dos son el límite entre los tejidos del tronco y la rama.

El corte de la rama debe realizarse hacia afuera de esa arruga, siguiendo una línea que una la parte superior del cuello de la rama. Además, el plano de corte tiene que estar ligeramente inclinado y simétrico respecto al tronco. De esta manera no solo no se dañará al árbol, sino que se evitará que muera como consecuencia de una mala poda. Un corte al ras del tronco, por ejemplo, puede causar que el árbol termine invadido por hongos de manera incorregible.

En caso de que encuentras ramas muertas, debes realizar el corte de forma tal, que se evite dañar la madera nueva. Es decir, que se debe cortar en el límite del callo sin dañarlo.

Si lo que se busca con la poda es reducir el tamaño de las ramas, entonces el corte debe realizarse justo después de la arruga de la rama, ya que es ahí donde comienza la cicatrización por la cantidad de savia que desprenderá el árbol.

Desde Poda de Arboles estamos convencidos de que podemos ayudar a los clientes a conseguir el efecto deseado, solo es preciso que nos contacten aquí.